Alimentación, un aliado de la juventud.

Para tener una vida sana, la buena alimentación y la actividad física son indispensables. Muchos creen que el secreto de la juventud está en procedimientos quirúrgicos, que en realidad son el camino flojo y fácil ya que realmente no cambia tu estilo de vida a mejorar.

Tomar la decisión de llevar una alimentación saludable va más allá de cómo lucimos físicamente, también se traduce en un mar de beneficios para la salud: reduce los riesgos de padecer fallas cardíacas, respiratorias o gastrointestinales y enfermedades tales como diabetes o cáncer.  Además, la energía y la actitud positiva con la que empezarás a hacer tus prácticas diarias se multiplicarán, porque las funciones vitales de tu organismo estarán en perfecto estado.

Frescura, vitalidad y fuerza son atributos que se asocian con la juventud y que se van perdiendo con el paso de los años. Es imperante mantener el cuerpo en movimiento, son muchos y continuos los beneficios que el ejercicio físico le da a tu salud; como incremento de la densidad ósea, tono muscular, mejora la resistencia a la insulina, regula presión arterial entre otros muchos.

Tener un alimentación saludable es, básicamente, establecer un plan que integre los beneficios de todos los grupos de la pirámide alimenticia en porciones controladas. No se trata de eliminar alimentos, sólo es reducir y controlar las prociones, así como elegir alimentos frescos, limpios y naturles, evitando los procesados, azúcares y grasas saturadas. 

Todo es cuestión de equilibrio: no privarse de los alimentos preferidos, pero sí consumirlos con moderación y balanceados con aquéllos que sabemos son beneficiosos para la salud. 

Por ejemplo:

Comer frutas, vegetales y hortalizas, preferiblemente crudos, al vapor u horneados. Las plantas son los mejores aliados de la longevidad, pues proporcionan antioxidantes y reducen los efectos del envejecimiento.

Incorpore granos a su dieta.

Reduzca el consumo de carnes rojas a una a dos veces a la semana.

Hacer de 4 a 6 comidas diarias, controlando las porciones.

Reduzca el consumo de azúcar refinada. 

Evite ingerir alcohol.

Si tu salud y la receta de la longevidad están en tus manos, ¿por qué no ponerla en práctica? Establece un hábito de alimentación saludable, una rutina de activación física y sientete cada día más joven.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s