Mitiga la retención de líquidos.

Es común esa tendencia de nuestro cuerpo a almacenar líquidos en temporadas de vacaciones, ósea cuando nos lanzamos a la playita y esto es por las altas temperaturas. Y no necesariamente la playa, a cualquier lugar que salgamos también llega el buen tiempo para relajarte y comer gustitos culposos para el alma.

Aunque nos afecta en mayor medida (mujeres) en determinadas épocas relacionadas con nuestras hormonas (como los días previos a la menstruación, el embarazo o la menopausia), ellos no están a salvo de sufrirla.

¿Por qué retenemos líquidos?

Al sudar se pierden líquidos, sodio y minerales, cuando nuestro organismo detecta un bajo nivel de líquidos, éste activa un mecanismo de defensa y cierra las compuertas para retener todo el líquido que considera necesario para mantener el equilibrio. Nuestro cuerpo busca mantener los niveles de sodio y minerales en su punto óptimo.

Y lo mismo pasa cuando abusamos del consumo de sodio. ¿No les pasa que después de una cena copiosa (ósea con vinito y comida muy condimentada y salada) amanecen con las manos, pies, abdomen, manos hasta párpados hinchados? Pues son los síntomas habituales de que tu cuerpo está tratando de nivelar el exceso de sodio a través de la retención.

Quisiera mencionar que cuando nos iniciamos en la actividad física o nos sobre-entrenamos, nuestro cuerpo se saca de onda y libera cortisona debido al estrés al que lo sometemos causando esa hinchazón, de igual manera el cuerpo se está protegiendo.

Bueno pues las buenas noticias es que podemos mitigarla, recuerda que una buena alimentación y hábitos de vida saludable son la base para notar los cambios permanentes en tu salud y estado físico.

  • Evitar los alimentos ricos en sal y en azúcar. Llevar una alimentación con productos frescos (no procesados), evitar las grandes cantidades de sal y del mismo modo hay que evitar las comidas ricas en azúcares ya que la glucosa en exceso favorece a la retención.
  • Suma proteínas a la dieta. Hay que incluir siempre proteínas en nuestras comidas, pues si estas llegan a faltar en la dieta, se reduce de manera drástica la producción de albúmina, lo que puede provocar la acumulación de líquidos entre los tejidos.
  • La fruta, una aliada. Para contrarrestar el nivel de sodio del organismo y mantener el equilibrio de líquidos, se recomienda consumir alimentos que aporten potasio, principalmente frutas como los plátanos, el melón y la sandía; además de verduras como las alcachofas, los berros, las acelgas o la calabaza.
  • Beber dos litros de agua al día. Si el organismo se siente hidratado dejará que los líquidos retenidos sean eliminados. Sin embargo, es fundamental no super hidratarse para no retener líquidos por sobrecarga.
  • El efecto diurético de las plantas. Existen varias plantas y hierbas con propiedades diuréticas que pueden ayudar a eliminar el exceso de agua en el organismo consumiéndolas como té o infusión.
  • Practicar ejercicio regularmente. La actividad física te ayuda a mejorar la circulación, practícala por lo menos 3 veces a la semana durante 30-60 minutos. No permanezcas durante mucho tiempo sentado. Si por razones de trabajo no puedes evitarlo, intenta levantarte cada hora y hacer unos pequeños ejercicios de estiramiento o simplemente daros un paseo por la oficina.
  • Evita utilizar prendas muy ajustadas. Las prendas que nos quedan muy apretadas obstruyen la circulación y dificultan la correcta expulsión de los líquidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s